Arriba

Asesoría integral en insolvencia desde la perspectiva legal y financiera

  • Estructuración legal y financiera para realizar la solicitud de proceso de Reorganización Empresarial de Personas Jurídicas ante la Superintendencia de Sociedades.
  • Estructuración legal y financiera para realizar la solicitud al proceso de Liquidación Judicial de personas jurídicas ante la Superintendencia de Sociedades.
  • Asesoría a empresas que se encuentran en curso de un proceso de Reorganización Empresarial o de Liquidación Judicial.
  • Asesoría a personas naturales y jurídicas en el reconocimiento y cobro efectivo de sus acreencias dentro de un proceso de Reorganización Empresarial, Liquidación Judicial e Intervención judicial.
  • Asesoría legal y financiera para el ingreso de personas naturales no comerciantes a una Reorganización de Persona Natural.

Quiero que me contacten:

Implementación, acompañamiento y reorganización

La ley de insolvencia empresarial, Ley 1116 del 2006, tiene por objeto la protección del crédito y la recuperación y conservación del gremio asociativo, para que este sea viable como unidad de explotación económica y fuente generadora de empleo, a través del proceso de reorganización empresarial.

Este régimen es aplicable para empresas y asociaciones sin ánimo de lucro que se encuentran en crisis transitoria y deben ser sometidas a una reorganización financiera, organizacional, operativa y de competitividad.

El proceso de Reorganización Empresarial tiene como finalidad permitir al deudor superar sus dificultades financieras y reanudar el funcionamiento de sus operaciones comerciales normales.

Bajo este contexto, nuestra asesoría comprende realizar la implementación y el acompañamiento en las diferentes etapas del proceso, desde la preparación de la solicitud hasta su admisión por el ente correspondiente para llevar este tipo de procesos.

Nuestro servicio comprende las siguientes etapas: 

ADMISIÓN 

  • Evaluación de la situación financiera actual, análisis de los estados financieros de los últimos 5 años y expectativas de generación de fondos del negocio, con base en los presupuestos presentados por la empresa, determinando el flujo de caja libre que se destinará al pago de acreencias. 
  • Provisión de las partidas necesarias para fortalecer el capital de trabajo de la empresa a fin de conseguir la optimización de la operación y su consolidación financiera. 
  • Acopio de documentación requerida, organización de documentos, proyecciones financieras y elaboración del documento de solicitud de admisión al proceso de Reorganización Empresarial. 
  • Presentación ante el ente de control y supervisión correspondiente. 
  • Atención a los requerimientos y exigencias de subsanación que disponga el ente de control correspondiente hasta lograr ser admitidos al proceso. 
  • Realización de un análisis de todas las contingencias de índole laboral, administrativa y tributaria con el fin de estructurar en debida forma el acuerdo.
  • Estudio e implementación de la forma de Derechos de Votos más adecuada para lograr un acuerdo favorable. 
  • Inventario de los procesos legales vigentes. 
  • Inventario de Activos y pasivos. 

CONFIRMACIÓN DE ACREENCIAS

  • Presentación de estados financieros actualizados al momento de la admisión.
  • Presentación del proyecto de calificación y graduación de créditos y derechos de voto de acuerdo con la estrategia que le otorgue mayor seguridad y beneficios a la asociación. 
  • Descorre de la objeciones que se presenten por los acreedores.
  • Atención a la audiencia de resolución de objeciones.
  • Asesoría para contabilizar la confirmación de acreencias y de los derechos de voto. 
  • Atención a todos los requerimientos realizados por el ente de control y cualquier entidad de índole administrativo, relacionados con el proceso de insolvencia empresarial. 

ACUERDO DE REORGANIZACIÓN 

  • Evaluación de opciones para el mejor acuerdo posible de reorganización. • Presentación de propuesta para acuerdo. 
  • Negociación de los términos del acuerdo. 
  • Definición del acuerdo final y legalización de firmas. 
  • Presentación del acuerdo suscrito a la al ente de control correspondiente.
  • Confirmación del acuerdo. 

Negociación de interes y sanciones

El procedimiento de insolvencia de persona natural no comerciante, regulado en el Código General del Proceso (L. 1564/12) y sus decretos reglamentarios 962 del 2009, 2677 del 2012 y 1829 del 2013, está previsto para las personas naturales que no desarrollen actividades mercantiles de manera habitual. 

En ese sentido, la ley permite: 

(i) negociar sus deudas a través de un acuerdo con sus acreedores para obtener la normalización de sus relaciones crediticias, 

(ii) convalidar los acuerdos privados a los que llegue con sus acreedores y 

(iii) liquidar su patrimonio, procedimiento que se ejecuta ante los juzgados civiles municipales, que tienen la competencia para conocer de estos procedimientos. 

¿Quiénes puede acceder a la ley? 

Las personas naturales no comerciantes cuando tengan dos o más deudas u obligaciones con diferentes entidades o personas, sean estas naturales o jurídicas, que tengan una moratoria o cesación de pagos mayor a 90 días (no procede por un incumplimiento momentáneo), o contra la cual cursen dos o más procesos ejecutivos o de cobro coactivo. 

En cualquier caso, el valor porcentual de las obligaciones deberá representar no menos del 50 % del pasivo total a su cargo.

¿Ante quién se adelanta el procedimiento? 

El procedimiento se adelanta ante los centros de conciliación debidamente avalados por el Ministerio de Justicia y del Derecho y las notarías del lugar de domicilio del deudor.

¿Cómo funciona? 

Previo al lleno de varios requisitos que exige la Ley 1564 del 2012, la persona puede acogerse a esta figura y pagar sus créditos de acuerdo con su capacidad de pago, en un máximo de cinco años, con excepción de los créditos hipotecarios que pueden ser pactados a plazos más largos, de acuerdo con lo que se hubiera establecido con la entidad financiera. 

¿Qué se puede negociar y de qué manera? 

Se puede realizar una negociación en bloque o globalizada. La persona puede negociar con todos los acreedores y no solo con cada uno de ellos, lo que hace que la negociación se ajuste a la realidad de sus ingresos. 

También puede negociar sus créditos hipotecarios, prendarios, créditos de libre inversión, libranzas y tarjetas de crédito, etc. con todas las entidades públicas y privadas, incluyendo sus deudas con la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales; las cuotas de administración del lugar donde vive o donde tiene su oficina; las cuentas de los servicios públicos atrasados; las cuotas del vehículo o monto; las deudas con cooperativas, con colegios y universidades y con almacenes en general. Incluso, aplica para los conocidos “pagadiarios”.

En esta primera etapa son suspendidos todos los procesos judiciales contra el deudor, así como el cobro de cualquier tipo de interés y de embargos. 

Los acreedores quedan sometidos al acuerdo que se vote mayoritariamente, incluso los que lo hayan votado en contra. 

En esta propuesta, el deudor podrá incluir daciones en pago con bienes propios para extinguir total o parcialmente una, varias o todas las obligaciones. 

¿Cuánto dura el procedimiento? 

Este procedimiento tiene una duración de 60 días contados a partir de la aceptación de la solicitud, término que podrá ser prorrogado por 30 días más, a solicitud del deudor y de cualquiera de los acreedores incluidos en la relación definitiva de acreencias. 

En caso de que se de una liquidación el proceso tendrá una duración adicional de 18 meses. 

¿Qué otras características se contemplan? 

La ley tiene una serie de controles para que se acojan personas de buena fe que realmente necesiten este respiro económico. 

Las personas que se incluyan en este trámite podrán comenzar otra vez desde cero y rehacer su vida crediticia, volver a ser útiles y productivas, para sus familias y su comunidad, lo que es de gran utilidad para sector productivo y financiero del país, pues este se beneficiará con personas que, en el futuro, adquirirán productos y servicios, con lo cual se dinamiza la economía. 

No tiene ninguna consecuencia para la vida laboral o profesional. Por el contrario, la persona se encuentra reorganizando su pasivo para reiniciar una vida financiera. 

A la economía local y nacional no le sirve de nada un ejército de personas morosas que no pueden volver a consumir, contratar y adquirir bienes y servicios.

En otros países, leyes de esta naturaleza han contribuido, en gran medida, a la reactivación económica y financiera de muchos sectores, lo cual, por el efecto dominó de la economía, permea e involucra a casi todos los estamentos sociales y económicos, con lo cual produce resultados de provecho, utilidad y productividad a corto, mediano y largo plazo. 

En términos generales, este procedimiento es para aquellas personas que quieran pagar, obrar de buena fe, que están en crisis económica o están próximas a caer en ella. Es decir, que ven que su liquidez cada vez es menor y no les va permitir seguir atendiendo los pasivos.

El servicio comprende las siguientes etapas:

ADMISIÓN 

  • Evaluación de la situación financiera actual, análisis de los estados financieros y expectativas de generación de fondos del negocio, con base en los presupuestos presentados por la persona, determinando el flujo de caja libre que se destinará al pago de acreencias. 
  • Acopio de documentación requerida, organización de documentos, proyecciones financieras y elaboración del documento de solicitud de admisión al proceso de Reorganización Empresarial. 
  • Presentación ante el ente de control y supervisión correspondiente. 
  • Atención a los requerimientos y exigencias de subsanación que disponga la el ente de control correspondiente hasta lograr ser admitidos al proceso. 

NEGOCIACIÓN 

  • Asistencia a las reuniones de conciliación y desarrollo de una mecanismo idoneo de negociación. 
  • Culminación de la negociación bien sea para llegar a un acuerdo o a una liquidación judicial. 

LIQUIDACIÓN: DEPENDE DEL CURSO DE LA NEGOCIACIÓN  

  • Presentación de liquidación. 
  • Seguimiento y respuesta continua en el proceso de liquidación ante el juez de conocimiento. 
  • Negociación de los términos del acuerdo. 
  • Definición del acuerdo final y legalización de firmas. 
  • Presentación del acuerdo suscrito a la al ente de control correspondiente. 
  • Confirmación del acuerdo.